Cómo hacer la salsa de naranja perfecta

La salsa de naranja tiene un sabor intenso, pero muy agradable, que aporta un toque ácido a los platos.

Es ideal para complementar cualquier receta de carne o de pescado si quieres sorprender a tus invitados: puedes utilizarla tanto para condimentar los pescados a la brasa (dorada, lenguado, etc.) como para conseguir un punto de aroma sofisticado en las carnes blancas.

La salsa de naranja también es un imprescindible en postres como los crepes Suzette y, podemos usarla para aliñar ensaladas y verduras.

Cómo hacer salsa de naranja: pasos, trucos y consejos

Existen varias versiones de la receta de salsa de naranja. Y, aunque todas son parecidas y bastante sencillas, sus diferencias nos permiten adaptarla a diferentes grados de acidez o a texturas más o menos líquidas según el plato con el que se sirva.

¿Lo que no puede fallar nunca? Que las naranjas empleadas sean de calidad.

Preferiblemente, naranjas valencianas cuyo zumo, que es la base para esta receta, es sinónimo de sabor.

Receta de salsa de naranja para pescados

Los ingredientes para elaborar esta receta son:

  • Zumo de dos naranjas recién exprimido
  • 1 cucharada sopera de miel
  • 1 cucharada sopera de vinagre de manzana
  • 2 cucharadas soperas de harina o almidón de maíz (tipo Maizena)
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 pizca de sal

Los pasos que debes seguir son:

  1. En una cazuela, pon a fuego medio-bajo, el zumo de naranja con la harina de maíz y remueve hasta que se haya disuelto. En la receta de salsa de naranja para pescados, algunas personas sustituyen la harina por cebolla que fríen, poco a poco, hasta que se carameliza.
  2. Añade el resto de los ingredientes. Es decir, el vinagre, la miel y el aceite de oliva virgen extra. Después, continúa moviendo hasta que todo quede bien mezclado.
  3. En este punto, solo nos queda esperar a que la salsa espese poco a poco.
  4. Una vez haya reducido, la salsa de naranja ya está lista para usar, aunque conviene triturarla para que resulte más fina.
  5. Para personalizar tu receta de salsa de naranja para pescado, puedes acabarla con un poco de sésamo tostado por encima, unas escamas de sal ahumada o un poquito de albahaca fresca.

Receta de salsa de naranja para carnes

sala de naranja para carne

Si te preguntas cómo preparar salsa de naranja para carnes, tenemos que decirte que los pasos que debes seguir son básicamente los mismos que acabamos de ver, aunque con pequeños matices en los ingredientes.

Para esta versión de la salsa de naranja, con un sabor algo más intenso y menos fresco, necesitarás:

  • Zumo de dos naranjas recién exprimido
  • 1 rama de cilantro
  • 2 cucharadas soperas de azúcar moreno
  • 1 cucharada sopera de vinagre
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta
  • Caldo de carne (recomendado el caldo de pollo)

Los pasos de esta receta son:

  1. En una olla mediana, pon el zumo de las naranjas frescas, el azúcar y el vinagre. Mezcla durante cinco minutos, a fuego lento, hasta disolver el azúcar.
  2. Añade el caldo de pollo y la rama de cilantro. Después, deja cocinar hasta que la salsa empiece a adquirir una consistencia un poco espesa. Este proceso no debe tardar más de 15 minutos, a fuego medio.
  3. Pon sal y pimienta para corregir la sazón a tu gusto.
  4. Cuando la salsa esté lista, retira la rama de cilantro y deja que repose. Después, puedes servirla con tus asados de cerdo, conejo, pollo, pavo, etc.

Receta de salsa de naranja dulce (para postres)

salsa de naranja para postres

Por último, si quieres preparar salsa de naranja para acompañar repostería, dulces y postres, necesitarás:

  • 250 gr. de zumo de naranja recién exprimido
  • 20 gr. de Maizena
  • 20 gr. de mantequilla
  • 150 ml. de miel

Los pasos que debes seguir, son:

  1. Calienta el zumo de naranja natural en una cazuela a fuego medio-bajo.
  2. Añade la harina de maíz (Maizena) y remueve hasta que se haya disuelto.
  3. Incorpora el resto de ingredientes: primero la mantequilla (que debe estar a temperatura ambiente) y luego la miel.
  4. Remueve hasta que todo esté bien mezclado.
  5. Baja la temperatura del fuego y espera que la salsa espese. Lo ideal es buscar un punto líquido, como un almíbar denso.
  6. Una vez lo consigas, retira la salsa y déjala reposar. En unos minutos estará lista para acompañar tus postres.